dilluns, 6 d’octubre de 2008

Máquinas de escribir


No hace tanto tiempo y en cambio son "reliquias" que uno encuentra paseando por las ferias de antiguedades. Escribir era una aventura y el reto de no equivocarse parecia un hito casi imposible. Se debia utilizar el dichoso typ-ex o en el peor de los casos uno agarraba la hoja tirando fuerte por la parte superior y una vez se desprendia de la maquina la arrugaba y apuntaba a la papelera más cercana (fallando casi siempre)... y con un enfado de mas de mil demonios. Y si por casualidad uno queria añadir cualquier nuevo pensamiento a lo ya escrito, no había más remedio que comérselo con papas. Y en teoria, nos facilitaban la vida.

4 comentaris:

La Maga ha dit...

jaja...recuerdo que cuando era mas chicas me encnataba imitar a mi tia que vivia escribiendo a maquina,pero lo unico que hacia era trabar las hojas,malgastar el papel en definitiva porque no podia escribir nada bien..ja.
es cierto que da cierta nostalgia ver las maquinas de escribir en los lugares de antiguedades,pero a mi me da mucha mas nostalgia que en general se dejo de lado la escritura con lapiz y papel...

Jorge ha dit...

Escribir a máquina era un ejercicio de alto riesgo, pero servía para pensar mejor qué escribir y cómo. Para añadir pensamientos nada mejor que un bolígrafo, flechas y luego pasarlo a "limpio". Y como dice La Maga... escribir a mano es ya un ejercicio de prehistoria que yo conservo. Antes de escribir cualquier cosa pasa por la mano, el boli y el papel en un bar, fumando un cigarrillo y con un par de cafés con leche.

Ajam!!! ha dit...

Yo vi en una tienda de mi ciudad una maquina como esa... una belleza...

Anita ha dit...

Woooooooo, ya no las recordaba jajaja, de hecho todavía me acuerdo cuando de la máquina de escribir normal se pasó a la eléctrica...era como magia...pero de verdad no hay como la computadora, el mejor invento de todos los siglos :P

Yo, al igual que jorge, todavía escribo a mano, luego los poemas y demás cosas que escribo los paso a la compu, es algo psicológico...no sé.

Excelente postal del recuerdo.

Un besote