dijous, 6 de novembre de 2008

Cactus


Allí estaba aquel lindo pié de bailarina insinuándose desnudo frente a ese majestuoso cactus. Buscando el peligro con una pose provocativa. No sabía qué hacer. Sentía una mezcla de deseo, horror y mariposas. Podia hechar a correr o dejarse llevar por el magnetismo irrefrenable del peligro, de lo dañino, de sus erectas pinzas...

13 comentaris:

alas ha dit...

Lo peligroso... lo prohibido...suele resultar más atractivo.
Precioso post!

Lastienditas ha dit...

Wuauuu! El post está cargado de simbología! Me gusta!
¿Las fotos son tuyas?

Ani ha dit...

Cesc: ese pie me transmitió mucha sensualidad. Su postura, su pulsera...su modo de posicionarse respecto al riesgo. Bellísima foto y un sensible relato.
Como siempre!
Firma: su espejito de color amigo!

Lia ha dit...

Siempre lo peligroso, lo dañino nos atrae...quizás para probarnos a nosotros mismos lo fuertes q somos...quizás por romper las barreras de ese NO que siempre escuchamos.
Quizás por el simple hecho de probar...

Un beso sin pinchos.

òscar ha dit...

la lleugera frontera entre dolor i plaer.

deadly brunette ha dit...

nose si es la adrenalina del peligro o ya se pasa a masoquismo es dificil distinguir a veces..

pati ha dit...

El encanto de transgredir los límites propios como respuesta a lo que nace ahí en la mente.

Un beso :)

CRIS ha dit...

Genial la foto. Y es que lo prohibido, lo peligroso, lo arriesgado, el romper las reglas, sentirnos poderosos, distintos... el superarnos, etc. genera unas sensaciones muy tentadoras.
No obstante...¿ y el cactus? Cómo estará recibiendo ese pie que se acerca a él??? Lo ve como un peligro??? está deseando atacar? ¿se dejará?

Besos sin pinchos

Cloe ha dit...

Que linea tan delagada hay del dolor al placer ¿no?

Besos!

Verònica ha dit...

Esa imàgen es fuerte... pisar en donde no es debido a veces es una de nuestras mayores atracciones y motores para andar en esta vida.. las fotos son tuyas? una delicia!
Besos, Vero.

Germanico ha dit...

Me da impresion la foto, la verdad. Mucha

Saludos

VITALIA ha dit...

Me gusta como interpretaste la foto, y la imagen en sí. Muy sugerente, provocativa, sensual,peligrosa, y también excitante. Me encanta la pulcera de su pie,muy femenina.También se la pude imaginar a ella bailando,y el momento preciso en que toma esa actitud desafiante...
Creo que hay un punto en que deseamos el placer y el dolor, es una mezcla extraña y muy atrayente, incluso cuando buscamos algo duradero. No es suicida, es más bien desafiante, es una de las cosas que nos hacen sentir vivos... es como TRANSGRESOR y prohibido tambien, va contra nuestro instinto de supervivencia. El dolor nos hace tomar más conciencia de nuestro cuerpo- no soy ni sado, ni masoquista eh? jaja- Incluso en el acto sexual, al hombre le excita muy a menudo provocar algo de dolor a la mujer,marcando el dominio y sometiendo; a su vez a la mujer le gusta sentirlo y gemir de placer-dolor; y viceversa.

No sé porque me acordé de un ave que se llama "pájaro espino"; el canta una sola vez en la vida. Desde el momento que abandona el nido busca un árbol de espinas y no descansa hasta haber encontrado uno, y entonces canta, canta mas dulcemente que ninguna otra criatura en la faz de la tierra y al cantar se empala en la espina mas larga y mas afilada. Al morir se alza en su agonía y sobrepasa al jilguero y al ruiseñor.
El pájaro espino ofrece su vida por una sola canción
pero el mundo se detiene a escucharla…

No sé si será que a veces hasta hay que sufrir para encontrar ese placer e inmolarnos en el amor.

Me gustó mucho, me perdí jaja.
Beso

VITALIA ha dit...

Me regalas la lágrima que dejaste en mi post?, yo la volcaré en una flor de la mañana, para que se haga rocío, se decante la sal que le sobra y se llene de perfume.
Besos!