divendres, 14 de novembre de 2008

Café


De pequeño solia perderme por los economatos en busca de los paquetes de café Saimaza, con su válvula para el aroma. Aún hoy es uno de mis olores preferidos.
Un café? Cómo lo quieres? Dónde?

19 comentaris:

alas ha dit...

Me pido...un café con leche, espumoso y bien calentito. En cualquier bar, uuum, por ejemplo...en un algún rincón de Bilbao.
Me encanta el olor del café recién hecho.
Besos ;)

Lastienditas ha dit...

Mmmmm, justo ahora acabo de hacer café en el trabajo....
Me encanta a media mañana, café con leche, biiien caliente. En una terraza frente al mar me encanta, pero si estoy en compañía de una buena amiga/o... me da igual el lugar.

Rayu ha dit...

cafe con leche... mas leche que cafe... y unas medialunas ;)

que rico!

Jordi Vivancos ha dit...

Eso me suena... Mi idilio con el café empezó a muy temprana edad. Cuando mi madre me mandaba a comprar al supermercado también me entretenía a estrujar esos paquetes de café para aspirar el aroma que dejaba escapar la válvula, y era fácil encontrarme en los pasillos con un paquete de café en las manos y los ojos cerrados (parece que con los ojos abiertos se adormecen los otros sentidos). Desde entonces que no puedo vivir sin él, así de claro. Vamos, que si no me tomo un café, no soy persona. Pero ya lo dijo el dramaturgo Georges Courteline: "Es más fácil cambiar de religión que cambiar de café".

pati ha dit...

¿Sabías que el aroma del café neutraliza el olor de muchos otros? Por ejemplo, el de los perfumes...

;)

Me encanta el café a cualquier hora, en cualquier sitio y en todas sus variantes... pero, adoro tomarlo en buena compañía. Por ejemplo, ahora, contigo :)

Besos aromatizados :)

òscar ha dit...

el cafè és la meva addicció. no sols l'aroma o el gust, també la litúrgia de bona companyia que el sol acompanyar.

VITALIA ha dit...

Amo el olor a café, sobre todo por las mañanas. Es un placer inevitable.
Desde que era muy chica que me gusta. Me recuerda a las mañanas en que mi papá me despertaba al alba para mostrarme cómo era ir al trabajo con el. Nos sentábamos en algún bar repleto de gente y de abogados como mi papá. Me fascinaba entrar y sentir el olor fuerte y dulzón.

Nada de café instantáneo, nunca es lo mismo.

El café es una buena excusa para estar con alguien, conversar, conocerse, reencontrarse, hacer tiempo, hablar temás difíciles o liberar charlas distendias...

¿Tomamos un cafe?

Besos!

Sol ha dit...

hola
cafe mmmmm
mi debilidad sin el en las mañanas no funciono
Yo lo prefiero bien cargado tinta sin azular y bien caliente
con sol o sin el con calor o sin el


besos
adios

Lia ha dit...

Caliente, intenso, con aroma, poca azúcar, unas gotas e leche...

A primera hora de la mañana en la barra de un bar para ponerme en marcha.

Al mediodía, sobre una mesa con mentel y al otro lado una sonrisa y unos ojos q me miran.

Al aterdecer, cuando el sol cae, y se comparten secretos y risas en una cafetería mientras notamos como nuestro cuerpo entra en calor.

y para los días de calor...q no falte el hielo en esas terracitas...

Fem un cafè??

Petons!!

Sarah ha dit...

Olores que lleva el viento y nos hacen volar al recuerdo, volver a saborear viejos y renovados sabores.
Lo quiero, simplemente lo quiero, si es capaz de llegar hasta donde estoy, será bien recibido.

besos sin cafeina

Libélula ha dit...

Soy adicta al café y por tomar tanto no me hace ningún efecto pero no puedo vivir sin él.

A la mañana tomo café con leche, más leche que café en un tazón bestial y muy caliente. SIN aditivos: odio el azucar y el edulcorante.

Bebo café negro después de los almuerzos, cenas o durante la tarde en el trabajo.

No me gusta en lo absoluto el instantáneo y el expresso no es mi favorito (muchos me odian por ello).

¿Con quién? Sola, en compañía de amigos, familia, etc. Pero el que más disfruto es el que bebo mientras escribo.

Besos!!!

L'Escrividor ha dit...

a veure quin dia fem un cafè

Déjà vie ha dit...

normalmente no tomaria esto pero dadas las circunstancias (vivo en florencia) un capuccino con buena compañia y hecho con el amor del bar de debajo mi casa. ;)

-Anna- ha dit...

Hasta hace poco tomaba termo y medio de café por día, terminé con una crisis nerviosa y con una excusa hermosa para no estudiar. Ah! y con mucho mucho insomnio. Tuve que cambiar por un tiempo al mate, nuevamente. Tengo mis épocas. Igual ahora en las vacaciones que me empiezo a juntar con mi mamá, me vuelvo a hacer adicta al café, corre en los genes.

También es mi olor preferido, junto con el olor a bizcochuelo recién sacado del horno, y también el olor a limón...

Se ve que no era culpa del grafitti, esto de irme por las ramas es mi estado natural.

jejeje.

Besos de nuevo...

AlmA :) ha dit...

Es una d'aquestes petites coses que em fan feliç...tanco els ulls i l'aroma es fa més intens...el color, la textura... l'escalfor...

aquest cafè m'ha portat fins aquí...

sky-walkyria ha dit...

porque sí, te enlazo
saludos!

teresa ha dit...

Cortado, el mejor momento... tormenta en la calle, te refugias en un bar y dejas que pase tranquilamente con tu café... me encanta!!!!

Simplemente Michelle... ha dit...

Un bombón ... en Plaça Catalunya, en Farggi, quan tu vulgis després de les 18:00 ! :D

Deric ha dit...

jo també estrujaba els paquets de cafè al super per sentir l'aroma