dimarts, 11 de novembre de 2008

Tren


Siempre me gustó la imagen de ver pasar el tren. Imaginarme la gente que va dentro. Nomadas que van de un lugar a otro. Ver cambiar el paisaje a medida que se avanza en el camino. Cuantas historias... Reencuentros de parejas, separaciones de padres e hijos, emprendedores en busca de un futuro mejor, aventureros intrepidos...
Cuentan que hay trenes que solo pasan una vez en la vida.

15 comentaris:

Rayu ha dit...

este finde me la pasé viajando en tren :) y lo que he dormido!!! jaja...

no hay de estos en argentina...

Lastienditas ha dit...

Gente que va y que viene. "Cuentan que hay trenes que solo pasan una vez en la vida ...". Yo el mio lo cogí a tiempo.
Lo oigo pasar. Tus fotos son muy expresivas. :)

òscar ha dit...

m'agraden, més que els trens, les estacions. són començament i final de tantes coses i segueixen tenint aquell regust de dolçor antiga.

alas ha dit...

Y su sonido...
Preciosa foto.

Lia ha dit...

Cuentan q hay valientes q se atreven a cojerlos al verlos pasar y cobardes q solo los miran como se alejan...

Trenes cargados de historias, historias de vidas q van y vienen.

Hay veces q si ese último tren pasó y nos dimos tiempo tarde, solo hay q silvar y cojer un taxi ;)

Besos!!

Lia ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
pati ha dit...

Coincido con Òscar: Me emocionan mucho más las estaciones. Pero tú nos hablas de trenes, y yo no puedo menos que verlos pasar... no vaya a ser que sea uno de ellos ese que sólo pasa una vez en la vida ;)

Pero, ¿sabré cuál es? :(

Supongo que ahí radica la belleza de los trenes ;)

Besos :)

CRIS ha dit...

Eso dicen sí...
Siempre he adorado los trenes, ir en ellos me mece y me transporta no sólo físicamente. También observarlos, recrearlos, inventarlos...
están llenos de vida, de las pasadas, las presentes... las futuras...

Jorge ha dit...

Soy de los que piensan que para cada persona pasa más de un tren... lo que ocurre es que la mayor parte de las veces ni nos damos cuenta porque estamos pendientes de los horarios y de pensar si no era mejor coger un avión.

Y viajar en tren me gusta... trayectos largos y tranquilos donde hablar con la muchacha del asiento de al lado... viajar en tres es estupendo, siempre que no sea ese carrilet que sale de Igualada.

India ha dit...

A mí siempre me gustó sentarme en una estación de tren o autobuses y ponerme a escribir sobre lo que contemplo... Observar la cara de la gente que camina deprisa a su andén, mirar a los que piden dinero para un falso viaje sin retorno... etc...

Gracias por hacerme recordar muchas cosas con este post. Besos Cesc

Libélula ha dit...

Hola Lindo,

Los trenes tienen un no sé qué. Me encanta viajar en tren. Observar a las personas, el efímero paisaje...

Y sí, hay unos que sólo pasan una vez en la vida y hay otros que es conveniente bajarse cuanto antes para no estrellarse...

Besos y hasta pronto!
Libélula

Ani ha dit...

Amo los trenes.
Tienen una magia...una mística especial.

Y lo peor de los trenes que pasan una sola vez es que uno se pregunta para el resto de su vida que hubiera pasado si subía ¿no?

Un besote Cesc!

Silvia ha dit...

Yo creo que si es tu tren,lo volveras ha encontrar...no se,
tal vez en otra estacion...

VITALIA ha dit...

Me atormenta la idea de los trenes que solo pasan una vez en la vida. Todavía espero algunos trenes... atenta por si alguno de aquellos que me llevan a la felicidad, se me pase.
Un besote

-Anna- ha dit...

Mi gusto es a la inversa, siempre me gustó ir en el tren (o colectivo, auto, cualquier medio de transporte) con la cabeza pegada al vidrio imaginándome cómo sería la vida de los que están del otro lado...siempre acompañada de mi música, por supuesto.

Me encantan las fotos que capturan el movimiento como esta(no sé si se diga así, pero creo que se entiende a qué me refiero jeje)

Un besito!